Comunidad Cristiana La Salle Shemá

lunes, 23 de diciembre de 2013

Esta tarde hemos podido compartir un bonito momento en comunidad. Un rato de silencio personal y de oración compartida ( la foto es el símbolo preparado por el Hermano Jesús. Representa cada uno de nuestros nombres cerca de la Luz). Después una relajada cena compartida donde seguir disfrutando de la alegría de ser comunidad. Gracias Señor por el regalo de la comunidad.


sábado, 14 de abril de 2012



SINOPSIS: En el camino que lleva al cementerio del pueblo, una procesión de mujeres de negro afronta estoicamente el calor del sol estrechando contra ellas las fotos de sus maridos, de sus padres o de sus hijos. Algunas llevan velo, otras una cruz, pero todas comparten el mismo duelo, consecuencia de una guerra funesta e inútil. Al llegar a la entrada del cementerio, el cortejo se divide en dos: uno musulmán, el otro cristiano. Con el telón de fondo de un país desgarrado por la guerra, “¿Y ahora adónde vamos?” narra la determinación sin fisuras de un grupo de mujeres de todas las religiones para proteger a su familia y a su pueblo de las amenazas exteriores. Demostrando un gran ingenio, inventando estratagemas, unidas por una amistad inquebrantable, esas mujeres solo tienen un objetivo: distraer la atención de los hombres y hacer que se olviden de su cólera y de su indiferencia. Pero cuando los acontecimientos toman una orientación trágica, ¿hasta dónde estarán dispuestas a llegar para no perder a los que todavía quedan?

lunes, 9 de abril de 2012


O sea, imperativo del verbo alegrarse.  Era el saludo radiante con que se dirigía Jesús a las mujeres que habían ido con perfumes al sepulcro (Mt 28,9), imperativo evidentemente extensible a todos los que constituimos la familia del Resucitado.
Hay que reconocer que resulta raro que sea una exhortación tan poco frecuente aún en ciertas instancias eclesiales, cuyas alocuciones podrían ir precedidas por esta advertencia: "Preparaos para un disgusto". 
Pero no sigo por aquí, que estamos en Pascua. Prefiero seguirle la pista a esto de la alegría, porque me tiene preocupada el escaso alojamiento que tiene en el imaginario cristiano.
Llevo ya tiempo haciendo "la prueba del algodón" con diferentes grupos cristianos a los que invito a contar entre todos la parábola del tesoro de Mt 13,44, y el resultado es siempre el siguiente: todo el mundo se acuerda de cómo empieza: "El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo...", y luego aparece el hombre que lo encuentra y se va corriendo a venderlo todo para comprar el campo.
Cuando recuerdo que falta algo, empiezan los detalles, unos reales y otros pintorescos: que lo volvió a esconder, que estaba cavando, que el tesoro estaba en un cofre... Salvo rarísima excepción, nadie se acuerda de la frase sobre la que "pivota" toda  la parábola y en lo que reside su centro: "...POR LA ALEGRÍA".
Y me pregunto qué es lo que ha pasado a lo largo de veinte siglos de predicación y catequesis para que casi todo el mundo tenga tan claro lo de renunciar, sacrificar, abstenerse, tomar la ceniza y dirigirse a Dios pidiéndole: "No estés eternamente enojado...", y en cambio la alegría parece estar disecada en una hornacina de sacristía  o relegada  a la vida eterna, formando un kit  o lote completo junto con  la "visión beatífica" y aquello que llamábamos "novísimos".    
A lo mejor es que necesitamos leer con mucho más detenimiento los relatos pascuales y sentirnos aludidos cuando oímos lo de "¡Alegraos!"
Y recordar también, como dirigido a nosotros el poema precioso de Salinas:
Y súbita, de pronto,
porque sí, la alegría.
Sola, porque ella quiso
vino.
Tan vertical,
tan gracia inesperada,
tan dádiva caída,
que no puedo creer
que sea para mí...
Pues eso, feliz Pascua.
Dolores Aleixandre